Maracana-1950

9 de agosto de 2006

Lluvia en Hungría

Me lo pasé en grande el Domingo pasado viendo la carrera de coches. Normalmente me resultan un poco tediosas a partir de las primeras vueltas, pero esta vez no hubo tregua. Nada de zapping, hora y media atento delante de la tele.

Siempre le doy vueltas a cómo hacer los deportes un poco más entretenidos, sin perder su filosofía, el espíritu que llevan dentro tras muchos años de competición. Por ejemplo, en ciclismo ya comenté que las grandes vueltas las reduciría a dos semanas, en tenis acortaría los sets en uno o dos juegos (a cuatro o cinco), ya que el inicio de cada set, menos el primero, es un poco aburrido. En fútbol mi amigo Pedro me comentó una vez que oyó a su querido Butragueño decir que en vez de lanzar penaltis al acabar las prórrogas en empate, podría jugarse directamente un tiempo suplementario, quitando cada cinco minutos un jugador de cada equipo. Sería divertido ver a los entrenadores con mentalidad defensiva quitando los delanteros, luego a los centrocampistas. Y a otros tipo Cruyff, cuando entrenaba en vez de hablar tanto, quitando a los de atrás. Ya me estoy imaginando un cinco contra cinco, con Luis Aragonés dudando si quitar a Raúl o dejarle.

Con esto quería ir a que en Fórmula 1, que es de lo que quería escribir hoy, creo que sería buena idea inventar un sistema para simular lluvia en todas las carreras. No siempre, claro, sino alternándola con momentos de piso seco, para convertir las carreras en un caos continuo, sería mucho más dinámico, y entonces si que no podríamos parpadear ni un momento. Parece una locura pero para mí la locura es no hacerlo.

Yo que no soy para nada especialista en este deporte, hasta el otro día pensaba que los mejores pilotos eran a la par Schumacher y Fernando Alonso. Y que Raikkonen más o menos estaba a su nivel, al menos cuando se centra. Al resto los veo por detrás, todos mucho más irregulares. Pero desde el Domingo no tengo dudas, para mi Alonso es el mejor piloto con diferencia, hace cosas que no hacen los demás, tiene más clase que ninguno. Se jugó el campeonato haciendo unos adelantamientos impresionantes, me gustaría volver a ver esas primeras vueltas, pero desde su coche. Parecía Senna.

Es una pena que me caiga tan mal, siempre tan prepotente, le encanta decir que ha ganado fácil, que no le ayuda nadie en su equipo, que no le debe nada a nadie. El otro día me extrañó que después de la avería no saliera pegando patadas a los que tenía cerca, o que no se fuera directo a ahorcar a los técnicos. Como si ser tan sincero fuera una cualidad. En eso debería aprender de De la Rosa, todo un caballero. Debe de ser que no se puede tener todo en la vida. Y además, se supone que a los deportistas hay que medirlos sólo por lo que hacen, no por lo que dicen.

1 Comments:

At 09 agosto, 2006 14:47, Anonymous Miguel Martin Lopez said...

Ya esta bien amigo Telmo que te des cuenta de que este deporte tiene su encanto, lo que pasa es que tu aprecias mas otros deportes. Yo que soy un forofo empedernido de la Formula 1 me alegro mucho ver el tipo de carrera que vimos en Hungria, y mas cuando vi a los pilotos españoles con un dominio superior a los demas. Yo soy seguidor de Alonso, me gusta su forma de pilotar, de arriesgar, de poner nervioso a los demas pilotos en la pista (y no a traves de los medios de comunicacion como hacen otros). Respecto a su forma de ser creo que hay que darle el beneficio de la duda ya que el solo sabe si pueden ayudarle mas de lo que hasta ahora estan haciendo y no todos los pilotos tienen porque ser simpaticos con todo el mundo.

Los 11 adelantamientos que hizo Alonso en las dos primeras vueltas creo que es para quitarse el sombrero, no cabe duda que es el numero uno dentro del coche. Desde aqui le doy las gracias por hacerme pasar una hora y media como hacia muchisimo tiempo que no la pasaba.

 

Publicar un comentario

<< Home