Maracana-1950

19 de julio de 2007

19 de Diciembre de 1971


Acabo de enterarme de la muerte de Roberto Fontanarrosa. En España no era muy conocido, pero sus cuentos y viñetas han sido muy populares en Argentina, su tierra natal. Yo le conocí a partir de un relato que nació de su pluma, y que tuve la oportunidad de leer hace mucho tiempo, cuando aún esperaba que me acabase gustando más la literatura que el fútbol. En esa dura competencia me pasó como a él, la pasión por el balón y la portería contraria no tiene rivales.

De aquel libro sigo recordando los cuentos de Benedetti, Valdano, Cerezales y Fontanarrosa. Había otros autores fabulosos, y quizá si ahora los releyera otra vez, labor que siempre temo, elegiría otros. Pero por entonces no tuve dudas. El de Roberto Fontanarrosa narra las peripecias de unos aficionados capaces de recurrir a cualquier cosa para que su equipo gane un partido decisivo. Lo recomiendo encarecidamente, incluso a los que les cuesta un poco lanzarse a leer, seguro que si son futboleros no se arrepentirán. Se encuentra fácilmente por la red, ahí dejo el enlace:

19 de Diciembre de 1971

Parece que los últimos años del "dibujante", como a él le gustaba que le definieran, aparte de como buen padre, fueron muy complicados, por una extraña enfermedad neurológica degenerativa, que acabó llevándole a la silla de ruedas, e incluso a perder el control de su mano derecha, lo que le obligó a abandonar su trabajo. Descanse en paz el Negro, este gran aficionado al fútbol, hincha hasta el final de Rosario Central, equipo conocido futbolísticamente como "los canallas", uno de los clubes punteros de la ciudad en la que siempre vivió.

3 Comments:

At 20 julio, 2007 12:36, Anonymous javi said...

Como dibujante el gran Ibañez se merece un respeto Telmo, deberías dedicarle un pequeño espacio en tu blog, a las aventuras de Ofelia, mortadelo y filemón, typical spanish...Son más faciles de seguir que las historias del argentino este y con un humor más directo....

Pd: Noticia de ultima hora, Gabi Moya ficha por el getafe.

 
At 22 julio, 2007 23:43, Anonymous Anónimo said...

Sí, la verdad es que ese cuento lo recordaré siempre.
Me dejó el libro un amigo.
Yo no leo porque paso, me aburre leer, pero es que esa historia llena de pasión y tacos engancha desde el principio.
El viejo casales, espero que el autor muriese como el prota de su cuento en un extasis placentero futbolístico.

 
At 28 julio, 2007 12:54, Anonymous telmo said...

La historia engancha desde el principio, cuando empieza a insultar a los que ahora les critican, y a decir que ahora es muy fácil, pero que había que estar en la ciudad durante los días previos al partido para saber lo que se cocía...
Y las palabras propias de Argentina que usa me hicieron reir un montón ("hacer el sota", "la lepra", "los canallas", un montón más).

Se me olvidó escribir que hay otro relato del libro, de Julio Llamazares, llamado "Tanta pasión para nada (la paradoja de Djukic)", que también me gustó mucho.

 

Publicar un comentario

<< Home