Maracana-1950

1 de febrero de 2008

Crisis total


Pesadilla. Esa es la palabra que me parece más adecuada para definir la situación que vive el Valencia. Los aficionados del equipo che serían felices si, con una varita mágica, pudiesen conseguir que Quique, su Quique amado y odiado a la vez, volviese al banquillo, que Albelda y compañía retornaran a los terrenos de juego, y que todo lo ocurrido en los últimos meses no fuese verdad.

El partido de Villarreal, equipo que le ha pintado la cara en los dos partidos del año, es un paso más en el descenso infinito en que parece inmerso el club que dirige Juan Soler. El presidente, que cuando habla suele equivocarse, lo hace menos que cuando actúa. Se dejó llevar por la enorme presión que rodea al club y, recién iniciada la campaña, prescindió del entrenador. Quiso traerse a una figura mediática, y firmó a Koeman, un entrenador que gusta del juego conservador, nada que ver con Rijkaard, o Schuster, por ejemplo. Por tanto, su estilo de juego no se adecúa a lo que demandan los aficionados valencianistas, que piden toque y juego de ataque. En cualquier momento Koeman caerá, si no se va él antes. Pero, como dice Menotti, lo malo de los presidentes no es que cesen a los entrenadores. Lo malo es que no saben para qué los fichan. En el banquillo de Villarreal era difícil saber en qué pensaba. En cambio, a Bakero le delataba su cara. Está perdido.

Da miedo pensar que la plantilla valencianista es la columna vertebral de la selección. Empecemos por la delantera y vayamos hacia atrás: Villa desapareció del mapa en cuanto la situación empezó a torcerse, y no parece con fuerzas para tirar del carro. Vicente, que iba para figura, se ha perdido en un mar de lesiones y en el camino se ha dejado toda la chispa que tenía. Incluso Silva parece noqueado. En el centro del campo, Baraja ofrece trabajo, pero se ha convertido, ya hace tiempo, en un jugador plano. Marchena acompaña, pero no tiene calidad para más. De la defensa, una de las más goleadas del campeonato, mejor no hablar. Lo del portero es de chiste, se prescindió de Cañizares justo cuando empezaba a coger la forma.
Los fichajes han sido caros y en algún caso, inexplicables. Fernandes costó tres mil kilos, no jugó nada y se fue por la puerta de atrás. Zigic también supuso un dineral, pero es muy aprovechable en este momento, y ya se ha visto. Sin embargo, han estado a punto de cederle a la Real Sociedad, y sólo le han salvado los goles de las últimas semanas. ¿Tan ciegos están? Banega trae buena fama, tiene maneras de buen pelotero, pero poca experiencia para tanto desconcierto. Ojalá salga bien esa apuesta.

Todo esto cambiará, pero la situación se ha torcido mucho como para esperar un resurgimiento en las próximas semanas. Los aficionados, en este momento, deben priorizar sus objetivos. Sumar cuarenta puntos, y avanzar como sea en la Copa, serían los primeros pasos. Luego, ir viendo luz al final del túnel. Pero, en el camino, ellos también tienen que hacer autocrítica. Fueron capaces de silbar a Cúper (dos finales de Copa de Europa en dos años), de gritar a Benítez (dos ligas y una Uefa en tres años) y de hacer insostenible la presencia de Quique. En un club todos cuentan. Para lo bueno y para lo malo.

3 Comments:

At 12 febrero, 2008 20:10, Anonymous César said...

Muy buena la frase de Menotti: ilustra el desconocimiento del deporte en el que se meten muchos diregentes como negocio.
Parece que la gente está dando un tiempo de tregua a Koeman antes de juzgarle como entrenador porque el equipo puede remontar, pero desde luego la forma en que ha entrado en el equipo me parece desastrosa: si la decisión de apartar a tres jugadores emblemáticos en el club fué suya, mal, y si la aceptó como condición del presidente para aceptar el cargo, mucho peor.
Y en caso de que realmente estos jugadores estaban entorpeciendo la renovación del equipo, había mejores formas de hacerlo, tanto de cara a ellos como de cara a la aficción.
Aún así el equipo tiene plantilla suficiente para no pasar apuros. Pero se aprecia tal inestabilidad, que no sé si la afición no provoque que la situación se vuelva más irrespirable.

 
At 12 febrero, 2008 20:52, Anonymous César said...

Telmo, a vueltas de lo que pasa este año en la liga, quería saber si ibas a hacer un post con la oposición entre el juego más elaborado pero poco efectista del Barça y el juego directo y tremendamente efectivo del Madrid, o cómo lo ves tú.

 
At 17 febrero, 2008 17:55, Anonymous telmo said...

Hola César, gracias otra vez por tus comentarios. El tiempo de que dispongo este año me impide meterme más en el blog, por eso te contesto ahora, tan tarde.

Unos días después de escribir este artículo, parece que la situación en el Valencia va mejorando. Tarde o temprano tenía que hacerlo. Y estaba claro que dependía, en buena medida, del tiempo que tardara Villa en reaccionar y marcar goles.

Extradeportivamente aquello sigue siendo un circo, en el que ahora lo que interesa es saber qué van a decir los compañeros en la citación judicial del día 22.

Respecto a Barcelona y Madrid, algo habrá que escribir, porque las distancia se aprietan. El Madrid va de sobrado, y el Barcelona carece de mordiente, pero ahora vuelve Etoo, y los azulgranas siguen vivos en todas las competiciones. De hecho, si hubiesen ganado al Madrid, serían ahora mismo líderes. Llevan tiempo sin perder, la defensa parece segura, y Valdés está casi al nivel de Casillas. Me conformo, de todas maneras, con que haya liga hasta el final.

 

Publicar un comentario

<< Home