Maracana-1950

30 de julio de 2007

¡Bravo!


Bravo por Alberto, el chaval de Pinto, ejemplo de discrección, de sencillez y de buen hacer. Sufrió lo suyo el sábado, pero lo supo mantener. Muchos ya pensábamos que se nos iba de las manos. No hay que ser tan pesimista, y lo digo por mí. Cuando a los diecisiete kilómetros perdía veintidos segundos, y encima viendo como venía Leipheimer, pensé en 1987, en Roche y en Delgado. Esta vez no, por favor, me dije. En la parte intermedia de la contrarreloj reaccionó (no sé si Armstrong le daría algún sabio consejo, o si me escucharía a mí) y los últimos kilómetros no fueron demasiado agónicos. Luego echaron en la tele las imágenes de la caída de hace unos años. Las recordaba, pero no sabía que eran de él. Después vi a su hermana, verdadera protagonista de los festejos. Me alegré por todos los hermanos, por los padres, por el ciclismo, que parece llegar a un punto de inflexión, a un momento a partir del cual las cosas vendrán mejor. Aunque ahora llegue otro golpe, con Mayo de protagonista. Pero sobre todo lo festejé por él, por Alberto Contador, un tipo que no engaña, mirada limpia y una pedalada detrás de la otra.

Pero no nos debemos olvidar de Rasmussen. Él danés, que yo sepa, nunca ha dado positivo en ningún control. Así que, señores, es inocente. Si se negó a acudir a los famosos análisis, la medida preventiva más lógica habría sido no contar con él para el Tour, y si se ha perdido la confianza, rescindirle el contrato, pero los dueños, patrocinadores o lo que sea del Rabobank han actuado mal dos veces. No sé hasta qué punto la presión a la que se hayan visto sometidos por los organizadores del Tour habrá sido soportable, pero cuando se toma una decisión es para algo, si es que uno se respeta a sí mismo. ¿O Rabobank hubiese entrado en una lista negra? Debemos luchar contra el doping, pero siendo consecuentes.

He oído alguna declaración de Pereiro. Está harto. Piensa que su caso es exáctamente el mismo que el de Contador y que sin embargo a él le han querido privar de la gloria, con gran eficacia por otra parte. No le falta la razón. Pienso que el gallego es un ciclista completo, no un superclase, y que el lugar que le corresponde es el que ha obtenido este año (si no ha ganado ninguna etapa ha sido por el control al que le ha sometido el pelotón), pero esto no tiene nada que ver. El tema de Landis debe resolverse ya, esta demora le hace tanto daño al ciclismo como el propio doping.

Y nada más. Bueno, sí, que me ha encantado este Tour. Y que me arrepiento del artículo que escribí cuando iba a empezar. He recordado 1983, cuando conocí esta carrera con tanto sabor. Lo he hecho gracias a un pedazo de ciclista, que además es de mi ciudad. Gracias.

1 Comments:

At 31 julio, 2007 07:45, Anonymous javi said...

Hay que alegrarse por el chaval, pero yo no me alegro tanto porque un triunfo así donde el doping estuvo y está sobrevolando por la cabeza de muchos de los corredores no es un triunfo pleno. Y más cuando ayer mismo pillaron a otro ciclista, más cercano, Iban Mayo. Cuando veo los acontecimientos en la tele de la celebración en el aeropuerto y de la familia de Contador me queda la duda de si también él ha competido dopado. De momento tiene el beneficio de la duda, que no es poco....

 

Publicar un comentario

<< Home