Maracana-1950

26 de julio de 2007

El Tour


Si no lo veo no lo creo. Rabobank echa del Tour a Rasmussen, que era líder y campeón virtual, a falta de cuatro días para que acabe la ronda francesa. El motivo que ha trascendido, las mentiras del danés para eludir controles del propio equipo, anteriores al inicio de la carrera. No me cabe la menor duda de que hay más, presumiblemente muy grave. Si Rabobank dijera la verdad, serían doblemente ilusos: primero por dejar correr a un tipo en el que no confían, indisciplinado además. En segundo lugar por expulsarle cuando va a ganar.

Así que ayer, cuando Rasmussen movía la mano en la última ascensión, en realidad no pretendía que la moto de la organización se alejase, lo cual hubiese sido bastante grosero por su parte. Simplemente decía adiós a los aficionados.

Bromas aparte, lo de Rasmussen en el fondo es sólo un caso más. Lo peor es la duda que sobrevuela al resto del pelotón. Me cuesta creer que en los hoteles, en esas noches de recuperación, no haya bolsas de sangre rulando de habitación en habitación, medicamentos sospechosos de boca en boca, personajes siniestros repartiendo de todo. El ciclismo es un deporte inhumano, pero esto no es la solución. Y sin embargo, sólo tres casos de doping hasta ahora, en tres semanas de competición… ¿No estaremos exagerando todos? Además, mientras haya tanta gente en la carretera animando a los que pedalean, esto no estará muerto del todo.

Pensaba escribir de la carrera, de lo bien que me lo había pasado estos días delante de la tele, de lo ilusionada que había visto a la gente de nuevo. Como en los viejos tiempos, personas que no siguen el ciclismo me preguntaban a qué hora acababa la etapa, o a cuánto estaba el español del primero. Contador es el principal culpable de eso. Estos días he leído algo de su biografía: de la caída, de los problemas en la cabeza. Se sabía de su potencial, pero por diversos motivos aún era una promesa. Ahora es nuestro hombre Tour. Si no pasa nada raro, ni Evans se sale el día de la contrarreloj, será el quinto español en subir a lo más alto. El sexto, si contamos a Pereiro.

No quiero acabar sin comentar algunas cosas más. Cuando comenzó la carrera, Valverde era nuestra principal baza. Va a salir muy debilitado de ella. Seguramente en sus piernas no esté el Tour, y quizá deba quitárselo también de la cabeza. Tiene potencial para llevarse alguna Vuelta a España, un par de mundiales en ruta, y un montón de clásicas. Esa puede ser una buena motivación. La vida no se acaba en Francia, y si no se puede no hay culpa. En contrarreloj no da el salto, y en montaña no saca tiempo. Y el margen de mejora se le acaba. Es un grandísimo corredor, que debe tener la mente fría cuando calcule su calendario. Si sólo señala el Tour, puede quedarse al final sin nada.

Pereiro ha estado donde le corresponde. Sin escapadas milagrosas esto es lo que hay. Sastre, un poco gris hasta ayer, mantiene sin embargo un buen nivel, pero lejos siempre del éxito. Las comparaciones son odiosas pero me recuerda un poco a Escartín. Pelea mucho pero luego el botín es escaso. El resto de los españoles, fantásticos: Cobo, Arroyo, el Euskaltel casi al completo, han estado en todas las batallas, y se les ha visto más que a nadie.

Pero, otra vez las dudas. ¿Por qué ningún corredor de Francia, el país más puritano al respecto, entre los veinte primeros? ¿Por qué nunca nadie del Discovery da positivo? ¿Irán lor norteamericanos por delante del doping? Malditas, malditas dudas.

4 Comments:

At 26 julio, 2007 13:16, Anonymous javi said...

Va a pasar como el año pasado , que un español gane el Tour cuando estaba en segundo puesto gracias a la no limpieza de este deporte que yo creo tiene sus horas contadas.
Ninguna persona "normal" está a la altura para hacerse unos 3000 y pico kms que tiene el Tour a base de macarrones y Korn-Flakes del gallo.
Las soluciones para evitar esto es acortar cada una de las etapas y la longitud del recorrido en total.
Entonces yo digo que el ciclismo ha perdido la poca credibilidad que tenía y que el ganador de esta ronda como el de las próximas es un ganador "de cartón". No os engañeis chavales y no veais lo que queda de Tour, es un engañabobos.

 
At 26 julio, 2007 18:30, Anonymous César said...

Parecía que el ciclismo empezaba a recuperar la credibilidad, y otra vez... Pero yo apoyo a la dirección del Tour, se está encargando de ser lo más intransigente posible con el doping, no como la UCI, e intentando sacar adelante esto del ciclismo (por lo que le vale). No hay otra via. Si durante dos o tres años ganan ciclistas dopados, será malo en principio, pero a largo plazo está mandando la señal de que al final les cogen.
Ahora hacen más controles y cazan a más ciclistas lo que me parece bueno. Aunque creo que esto debe ser como la punta del iceberg: por cada uno que cogen se escapan 5...
Y me pasa como a Telmo con las sospechas con el Discovery: ¿y si hay un laboratorio americano todavía anónimo que les prepara una nueva sustancia dopante? Ganar 5 tours es una hazaña, pero 7 como Amstrong y con su autoridad me parece inhumano.
Y lo de Rassmusen cantaba un poco ¿ganar tu primer tour a los 33? Contador por lo menos tiene 24

 
At 27 julio, 2007 16:23, Anonymous Anónimo said...

Yo creo que todos los ciclistas compiten dopados, de manera natural o artificial, o es que dormir en un ambiente hipóxico es normal?. Hay otros deportes en los que no se realizan controles anti doping (culturismo, si se le puede llamar un deporte). Los atletas no saben ni lo que se toman con tal de ganar. Y si en el ciclismo se permitieran a todos competir dopados? Quien ganaría?. El espectaculo estaría asegurado, desde luego.

 
At 28 julio, 2007 13:02, Anonymous telmo said...

Te entiendo César, pero Rasmussen no ha dado positivo. Si el equipo no confiaba en él, que no hubiese empezado a correr, pero es inverosímil echarle después. ¿Para qué le llevaron? ¿Para que no ganara?

Por lo demás estamos de acuerdo. Es muy triste lo que pasa: según comentan el doping está en el ciclismo prácticamente desde que son unos chavales. Quien no se mete, queda el último y no tiene posibilidades de llegar a profesionales. Luego es un deporte podrido desde la base. ¿El único? Pues no sé qué pasará con el atletismo o la natación, se baten demasiados records pienso.

Desde luego los puertos que suben parecen inhumanos, vas a verlos y no te puedes creer que puedan subirlos, y uno detrás de otro.

 

Publicar un comentario

<< Home