Maracana-1950

30 de septiembre de 2007

Bettini, otra vez


Hoy domingo se ha disputado el mundial de ciclismo de fondo en carretera, en la ciudad alemana de Stuttgart. Por primera vez en unos cuantos años, se puede afirmar que la actuación española ha sido mala. Poca presencia en carrera, dejando toda la iniciativa a los italianos, y poca habilidad, o falta de fuerzas, en el momento clave, para meterse en el corte decisivo. Me ha extrañado mucho que Oscar Freire no haya sido capaz de aguantar el tirón que han impuesto los hombres fuertes de la carrera al inicio de la última vuelta. Bettini se le ha ido con demasiada facilidad. Ambos se estaban marcando desde hacía rato, y cuando saltó el azzurri nadie podía esperar que nuestro corredor se quedara atrás. Una verdadera lástima.

Pero ya en las vueltas anteriores se vislumbraba el fiasco. Saltaban Ballan, Pozzato, Rebellin, es decir, un italiano detrás de otro, y de los nuestros sólo respondía Joaquín Rodríguez, y un poco Beltrán. De Valverde ni rastro. Mal año el del murciano, el más pobre seguramente desde que es profesional. Debe encauzar su carrera, insisto en ello, olvidándose del Tour, y centrándose en aquello para lo que está capacitado, que es todo lo demás, sobre todo las clásicas y los mundiales. En su mejor forma es tan bueno como Bettini. No quiero ensañarme con él, entre otras cosas porque no lo merece el bueno de Alejandro, pero últimamente está tomando decisiones equivocadas. Tampoco le ayudan las sospechas de doping.

El mejor de los españoles ha sido Samuel Sánchez, aunque le ha faltado inteligencia. Debía buscar la escapada en solitario, como le oí comentar a Antequera durante la carrera, y no junto a los favoritos, cuando nuestro número 1, Freire, estaba atrás peleando por engancharse a la cabeza. Incluso le vi tirando de los escapados. Luego no ha podido con el ritmo infernal de Bettini, que ha ganado como ha querido.

2 Comments:

At 01 octubre, 2007 08:22, Anonymous juanki said...

¡Que grande Paolo!

Es evidente que me hubiese gustado la victoria de Freire o cualquier otro español, pero el triunfo de corredores como Bettini hacen más grande al ciclismo y de algún modo lo rescatan del ocaso al que algunos directores resultadistas y calculadores lo relegan en casi todas las grandes pruebas.

Por otro lado ver la celebración del italiano al entrar en meta y verlo llorar emocionado instantes después me hace sentir más alegría por él. Y por el ciclismo.

Aprovecho para recordar otra gesta que ayer realizó otro gran campeón:
Haile Gebrselassie consiguió batir el récord del mundo de maratón al correr en Berlín en 2:04:26. ¡Estratosférico!

 
At 01 octubre, 2007 12:38, Anonymous telmo said...

Hacía tiempo que no andábamos tan descolgados en este carrera, tenía nostalgia de otros años. No recordaba a Freire tan flojillo, quizá esperamos demasiado. Pero el año que viene le toca ganar, para seguir la sucesión que lleva: 1999, 2001, 2004, 2008.

Lo de Gebrselassie no me parece tanto, esa marca está en tus piernas Juanki.

 

Publicar un comentario

<< Home